Skip to main content

Sinololeonolocreo

Sugerencias lectoras para gentes inquietas

Las edades de Lulú en el 40º aniversario de la movida madrileña

por Blog Sinololeonolocreo el 2020-06-18T01:00:00+02:00 | Comentarios
Cover ArtLas edades de Lulú Por Almudena Grandes
ISBN: 9788483835579
Fecha de publicación: 1989
 

 

 

Se considera que el 9 de febrero de 1980 arrancó la movida madrileña con el concierto homenaje a José Enrique Cano Leal, alias Canito, quien junto a los hermanos Javier, Enrique y Álvaro Urquijo fundó a finales de los 70 el grupo Tos, precedente de Los Secretos.  En aquel concierto, celebrado en la Escuela de Ingenieros de Caminos de la Universidad Politécnica de Madrid se dieron cita Alaska y los Pegamoides, Nacha Pop y otros grupos de los 80.

Este año 2020 se conmemora por tanto el 40º aniversario del nacimiento de este extraordinario movimiento creativo y de libertad en programas de TV, entrevistas y reportajes. Yo no pude vivirlo en directo porque era pequeña, pero desde entonces no he dejado de admirar los comportamientos y las manifestaciones artísticas de la movida que me tan rompedoras me parecen en comparación con el mainstream de nuestros días. 

Por eso estos días he recuperado “Las edades de Lulú” de Almudena Grandes como ejemplo del grito de libertad individual y colectiva que se experimentó en los 80 al quedar atrás la dictadura y recobrar el derecho a pensar y vivir como uno quiera.

“Las edades de Lulú” fue la novela  con la que se dio a conocer Almudena Grandes (Madrid, 1960) tras obtener el premio Sonrisa Vertical de literatura erótica en el año 1989. Se trata de una historia de aprendizaje a través de las tres edades que atraviesa Lulú: la adolescente que descubre el amor con Pablo, el joven profesor universitario amigo de su hermano; la mujer casada, enamorada y feliz; y la mujer prematuramente envejecida que por buscar su camino lejos de Pablo casi pierde la vida en un laberinto de experiencias sexuales límite. 

A pesar de que se le notan los defectos de una primera novela en el desequilibrio de la estructura y en la falta de matices de los personajes, es una novela fuerte que se puede interpretar como un catálogo de experiencias sexuales transgresoras o desde una perspectiva de género ya que la protagonista absoluta es Lulú y su evolución personal a través de la relación con su sexualidad y con los hombres. 

Lo que quiero resaltar en este comentario son las claves temporales sin las que no es posible entender la novela. Lulú, como tanta gente de la generación de Almudena Grandes, se educa durante el tardofranquismo en valores tradicionales (en el sentido más carcunda del término) y se lanza a la conquista de su independencia afectivo-sexual en cuanto se produjo el cambio político que cristalizó en las primeras elecciones democráticas de España (1982). Madrid en 1980 fue el epicentro de las libertades recién recuperadas para gente que ya se sentía lejos de la lucha política de las generaciones anteriores y solo pensaba en divertirse: “lo principal era la autodestrucción, el pasoterío, el trasnochar, la degeneración, el vicio, follar cuanto más mejor, meterse todas las drogas que se pudiera”. 

Lulú aprovecha el desmadre madrileño para probar cosas. Los personajes que desfilan por la novela con total naturalidad son prostitutas travestidas, actores porno amateur, aficionados a las orgías y al sadomasoquismo, etc. Lo que leemos es pura transgresión en un momento en que se produce un movimiento contrario al conservadurismo moral y con idéntica fuerza. La transgresión llega incluso al concepto mismo del matrimonio que forman Lulú y Pablo, nada convencional, por integrar estas prácticas en su vida conyugal. Hay un punto de inflexión en la historia cuando se produce el incesto del hermano. Algo se rompe en Lulú, abandona a Pablo por ser el organizador del asunto y entonces se lanza a una espiral de autodestrucción, gastándose incluso los ahorros de su hija para pagar por tener sexo. Al final Lulú no parece conseguir esa ansiada libertad que busca a través de su cuerpo porque no deja de estar sometida a Pablo, incluso cuando este no está presente y se queda enganchada a una sed insaciable de experiencias eróticas cada vez más extremas.

Creo que esta novela tiene su momento y su lugar, Madrid años 80, y es desde este contexto como hay que interpretarla y disfrutarla. No busquen moralejas ni conclusiones morales. Como decía La Mode: 

Aquella canción de Roxy fue

lo que inició nuestro gran amor 

que duró hasta el amanecer 

y después todo acabó.

 

Para saber más:

Escudero, Javier. "Rosa Montero y Pedro Almodóvar: miseria y estilización de la movida madrileña." Arizona Journal of Hispanic Cultural Studies (1998): 147-161.

Fouce, Héctor. "La cultura juvenil como fenómeno dialógico: reflexiones en torno a la movida madrileña." CIC. Cuadernos de Información y Comunicación 5 (2000): 267-275.

Gallero, José Luis. Sólo se vive una vez: esplendor y ruina de la movida madrileña. Ediciones Ardora, 1991.

Laín Corona, Guillermo. "Revisión crítica de «Las edades de Lulú», de Almudena Grandes: Para una nueva interpretación como Bildungsroman." (2019): 126-170.

Valls, Fernando. "Por un nuevo modelo de mujer.(Sobre la trayectoria narrativa de Almudena Grandes, 1989-1998)." Iberoromania 2000.52 (2000): 10-29.

Ver también la reseña de Inés y la alegría, de la misma autora, en el blog.

#almudenagrandes #lulu #lasedadesdelulu #movidamadrileña #bibliotecacomplutense #sinololeonolocreo #lecturaparagentesinquietas #leoyrecomiendo #novelaespañolacontemporanea #spanishcontemporaryliterature @biblioloca


 Agregar Comentario

0 Comentarios.

  Suscríbase



Introduzca su dirección de correo electrónico para recibir notificaciones cuando se publiquen nuevas entradas.


  Archivo



  Materias



Literatura

  Follow Us



  Facebook
  Twitter
  Instagram
  Regresar al Blog
This post is closed for further discussion.