Skip to main content

La Biblioteca informa al bibliotecario

Para compartir y saber

En recuerdo de Alicia Girón por Blanca Calvo

por Almudena Caballos el 2020-02-25T11:21:00+01:00 | Comentarios

La gran bibliotecaria Alicia Girón ha muerto esta madrugada a la edad de 81 años. Es posible que much@s bibliotecari@s jóvenes no sepan quién fue Alicia; precisamente por ello escribo estas líneas. Conocer personas como ella puede darnos la fuerza que necesitamos quienes vamos contracorriente.

Imagen de Alicia GirónAlicia no estaba destinada a ser bibliotecaria: no tener proximidad familiar ni de otro tipo con la profesión era un obstáculo grande en un momento en el que en España había muy pocas bibliotecas y apenas bibliotecari@s. Sin embargo, tal y como María Moliner había hecho décadas antes, a finales de los sesenta entró en el Cuerpo Facultativo de bibliotecarios del Estado, en el que trabajó hasta su jubilación al cumplir setenta años. Estaba tan enamorada de su trabajo que decidió alargarlo al máximo.   

Tocó todos los palos que pueden tocarse en nuestra profesión: la lectura pública –trabajó muchos años, los últimos como directora, en la red de Bibliotecas Populares de Madrid-; la gestión –fue Subdirectora Nacional de Bibliotecas con el primer gobierno socialista de la democracia-;  la biblioteca universitaria –se jubiló como directora de la de la Universidad de Las Palmas; y fue Directora de la Hemeroteca Nacional y de la Biblioteca Nacional de España, mucho menos tiempo del que necesitaban esas dos instituciones, especialmente la segunda, para ponerse al día. La cesaron por su coherencia: por haber firmado junto a otros altos cargos un manifiesto contra el apoyo que dio el gobierno español  de entonces a la guerra del Golfo.

Todas esas responsabilidades no la han llegado a convertir nunca, ni de lejos,  en una persona de cartón piedra. Alicia ha sido una amante apasionada de la vida, de la risa, de las pequeñas alegrías, de su familia, de sus perritas, de sus amigos, del cine, de las series, de la lectura, de la buena comida… A sus 81 años seguía curiosa, divertida y abierta. Vivir muy cerca de ella en los tres últimos años me ha permitido completar un aprendizaje que empezó cuando, a principios de los setenta, nos encontramos en el vestíbulo de la Biblioteca Nacional.  

Siempre he admirado su inteligencia, tan clara que le hacía ver inmediatamente las soluciones más sencillas para los problemas más complejos. En cuanto llegaba a un nuevo puesto de responsabilidad, encontraba como por arte de magia el espíritu necesario para entenderlo todo, y empezaba inmediatamente a producir ideas. Como las que, de llegar a buen fin, habrían dotado a nuestro país de una estupenda Biblioteca Nacional de Préstamo, por la que ella tanto luchó.

Alicia estaba siempre de una manera tan potente donde tenía que estar que, con la mayor naturalidad, encontraba las cosas más valiosas. Cuando hemos hablado ella y yo de lo importante que fue que lograra introducir en el artículo 26.b de la Ley de Bases del Régimen Local de 1985 las palabras que obligan a las poblaciones de más de 5.000 habitantes a dar el servicio de biblioteca, ella siempre decía: “Pero si eso no tuvo ninguna importancia. Me dijeron que se estaba tramitando la Ley, que si me parecía que se podía completar en algún sentido, y sugerí eso. No me costó ningún trabajo”. Esa “pequeña” sugerencia que, desde mi óptica de bibliotecaria de públicas, es lo más importante que se ha hecho en el mundo bibliotecario de nuestro país en el último medio siglo, para Alicia era, simplemente, lo que tocaba hacer. Cuando tocó hacer frente al canon del préstamo, allí estuvo ella. Cuando la Biblioteca Nacional dio su primer homenaje público a los bibliotecarios de la Segunda República, Alicia estaba detrás. Siempre apoyando lo que creía justo, interesante, necesario.

A pesar de que siempre huyó de los oropeles, alguien tendría que hacerle el homenaje que se merece. Yo dejo aquí el mío, torpe pero lleno de amistad y añoranza. Ha muerto hace unas pocas horas, dejando un vacío en mí imposible de curar.

Imagen tomada de: El hexágono de Guadalajara (17/2/2019)


 Agregar Comentario

0 Comentarios.

  Suscríbase



Introduzca su dirección de correo electrónico para recibir notificaciones cuando se publiquen nuevas entradas.


  Archivo



  Follow Us



  Facebook
  Twitter
  Instagram
  Regresar al Blog
This post is closed for further discussion.