¿Tienes dudas?

Te las resolvemos en el

Chat

Nuestra dirección es: chat_buc@ucm.es

Horario: L-V de 10 a 13 h y de 16 a 19 h

Fuera de este horario deja tu consulta en el buzón de atención

Skip to main content

Biblioguía de citas en estilo Harvard

Cómo citar y elaborar la bibliografía en estilo Harvard

Guías de ayuda

Evitar el plagio

Según la RAE, plagiar es ‘copiar en lo sustancial obras ajenas dándolas como propias’. Aunque en ocasiones se puede incurrir en plagio de forma inconsciente, su práctica atenta contra la honestidad académica.

Se entiende por plagio:

  • Presentar el trabajo ajeno como propio, suplantando al autor o autora original.
  • Incluir frases, párrafos o ideas de otros autores o autoras sin citar su procedencia o autoría.
  • No emplear las comillas en una cita literal.
  • Dar información incorrecta sobre la verdadera fuente de una cita.
  • El parafraseo de una fuente sin mencionar la fuente.
  • El parafraseo abusivo, aunque se mencione la fuente.
  • El “autoplagio”: presentar un trabajo nuestro ya utilizado como nuevo. 

Actualmente, gracias a las facilidades que ofrecen Internet y las tecnologías digitales, el tipo de plagio más usual es el que consiste en ‘copiar y pegar’ contenidos ajenos que se encuentran en Internet sin mayor consideración por los derechos que con ello se puedan vulnerar.

La vida universitaria, según el Código de Conducta Complutense, exige responsabilidad y honestidad intelectual y evitar todo tipo de fraude científico o académico. El plagio es un fraude ya que implica aprovecharse del esfuerzo de los demás. Y además es ilegal porque va en contra de la legislación sobre propiedad intelectual y contra normas del Código Penal.

Hacer uso de trabajos ajenos dentro de la legalidad evita el plagio; por ejemplo usar pequeños fragmentos de obras ajenas con fines de investigación está permitido por la ley. Sin embargo y aunque no sea plagio, estos usos deben hacerse de forma ética y ello significa que hay que citar la autoría y la fuente del trabajo utilizado.