Skip to Main Content
Parece que está usando Internet Explorer 11 o una versión anterior. Este sitio web funciona mejor con navegadores modernos como las últimas versiones de Chrome, Firefox, Safari y Edge. Si continúa con este navegador, es posible que vea resultados inespera

La Biblioteca Complutense informa

Los Cuentos de Calleja en Patrimonio Digital Complutense

por BUC Equipo de Comunicación y Marketing el 2022-02-11T12:20:00+01:00 bajo el tema de Biblioteca Complutense, Literatura, Filología | Comentarios

Hace más de siglo y medio, el 11 de febrero de 1855 nacía en Quintanadueñas (Burgos) Saturnino Calleja Fernández, el propietario y fundador de la Editorial Calleja que, entre 1876 y 1958, llegó a publicar una ingente cantidad títulos, todavía sin terminar de cuantificar. Preocupado por el bajo nivel de instrucción en España, orientó preferentemente su editorial hacia la publicación de material escolar, tanto para niños (silabarios, catones, libros de lectura, etc.) como para maestros. 


Sin abandonar esta línea fundacional y consciente de que la lectura de cuentos infantiles era hasta entonces una actividad solo practicada por los vástagos de las élites sociales y culturales – los únicos cuyas familias podían permitirse el lujo de adquirir libros, más o menos costosos, donde se agrupaban varios cuentos–, pronto decidió publicar grandes tiradas de cuentos individualizados. Las colecciones de pequeño tamaño (5 × 7 cm miden los menores ejemplares, un tamaño óptimo para ser coleccionados), se ofrecían a muy bajo precio y sus cuentos estaban «profusamente ilustrados», como rezaba su publicidad.  


Esta política, unida a otras prácticas editoriales, como la edición de catálogos ilustrados, campañas publicitarias, envíos desinteresados a escuelas rurales, etc., dio inicio a la democratización de la lectura infantil en España. Poco a poco, la posición privilegiada de la Editorial Calleja, el cuidado formal de ciertas colecciones y su acierto en conseguir la colaboración de los mejores artistas gráficos del momento moldearon no solo el gusto literario sino también el y estético de al menos tres generaciones de niños españoles. 


Por más que su popularidad está fuera de toda duda, hoy día son pocos los que verdaderamente han leído los cuentos de Calleja. Distinto es que se hable de ellos y se los aprecie como objetos de colección. La Biblioteca Complutense al ofrecer en formato digital los trescientos cuentos que componen la colección completa de «Juguetes instructivos» –la más popular de las colecciones miniatura de la editorial Calleja– da un paso de gigante para poder consultar en línea los famosos cuentos que leyeron de niños nuestros abuelos. Perteneciente al ilustrador y creador de marionetas Alberto Urdiales (que, además, digitalizó uno a uno los cuentecillos), esta colección que queda a disposición de alumnos, docentes, investigadores y el público en general, permite conocer nada menos que una de las partes más amenas e instructivas de nuestro patrimonio cultural.   

María Jesús Fraga (Colaboradora honorífica del departamento de Literatura Hispánicas y Bibliografía)

 

#Calleja #SaturninoCalleja #PatrimonioDigitalComplutense #Digitalización #MásCuentoQueCalleja


 Agregar comentario

0 Comentarios.

  Suscríbete



Introduce tu dirección de correo electrónico para recibir notificaciones cuando se publiquen nuevas entradas.


  Archivo



  Follow Us



  Facebook
  Twitter
  Instagram
  Regresar al Blog
This post is closed for further discussion.

title
Loading...