¡Pregúntanos!

Skip to main content

¿Qué es el plagio?

Guía para ayudarte a elaborar trabajos académicos de manera honesta y responsable

¿Qué es el plagio?

Según la RAE, plagiar es ‘copiar en lo sustancial obras ajenas dándolas como propias’. Aunque en ocasiones se puede incurrir en plagio de forma inconsciente, su práctica atenta contra la honestidad académica. 

Se  incurre en plagio 

  • cuando no se cita o no se cita de forma adecuada
  • si no se emplean las comillas en una cita literal
  • si se da información incorrecta sobre la fuente
  • al incluir frases, párrafos o ideas de otros autores o autoras sin citar su procedencia o autoría.
  • si se abusa del parafraseado aunque se mencione la fuente.
  • si se presenta el trabajo ajeno como propio, suplantando al autor o autora original
  • el “autoplagio”, es decir, presentar un trabajo nuestro ya utilizado como nuevo. 

¿Cómo evitar el plagio?

Hacer uso de trabajos ajenos dentro de la legalidad evita el plagio, por ejemplo usar pequeños fragmentos de obras ajenas con fines de investigación está permitido por la ley. Sin embargo y aunque no sea plagio, estos usos deben hacerse de forma ética y ello significa que hay que citar la autoría y la fuente del trabajo utilizado. 

Se evita el plagio de dos maneras

  1. Reconociendo la autoria de las ideas de otros autores o de la información que empleas
  2. Identificando adecuadamente las fuentes de información que usas. Para esto, los estilos de cita normalizados permiten identificar y localizar los documentos que manejas.

¿Qué puede ser objeto de plagio?

El plagio afecta a cualquier información en cualquier soporte o cualquier obra literaria, científica, artística o de creación:

  • Monografías, folletos, impresos, escritos, informes, conferencias, etc.
  • Artículos de revistas, artículos de prensa, investigaciones de otras personas, grabaciones, diagramas, gráficos, exámenes, etc.
  • Composiciones musicales, con o sin letra
  • Obras dramáticas, musicales, coreografías y, en general teatrales.
  • ​Obras cinematográficas y audiovisuales, obras multimedia y obras fotográficas
  • Escultura, dibujo, pintura y demás obras plásticas
  • Obras arquitectónicas y de ingeniería
  • Programas de ordenador y bases de datos
  • Formas de dibujos, signos, modelos, patentes, marcas, lemas y frases divulgatorias de objetos producidos por las artes industriales
  • Obras derivadas de las originales, como las traducciones, adaptaciones, revisiones, compendios, arreglos musicales, entre otros
  • Conversaciones y comunicaciones privadas
  • Ideas expresadas en foros públicos o privados, auqnue no se materialicen en documento alguno
  • Los datos empleados, tanto publicados como inéditos: p.e. estadísticas de organismos oficiales, datos producidos por grupos de investigación en el curso de sus trabajos, etc.

¿Por qué no se debe plagiar?

Actualmente, gracias a las facilidades que ofrecen internet y las tecnologías digitales, el tipo de plagio más usual es el que consiste en ‘copiar y pegar’ contenidos ajenos que se encuentran en internet sin mayor consideración por los derechos que con ello se puedan vulnerar.  

La vida universitaria, según el Código de Conducta Complutense, exige responsabilidad y honestidad intelectual y evitar todo tipo de fraude científico o académico. El plagio es un fraude ya que implica aprovecharse del esfuerzo de los demás. También es ilegal porque va en contra de la legislación sobre propiedad intelectual y contra normas del Código Penal. En el ámbito universitario puede acarrear sanciones académicas

Programas antiplagio: Turnitin y Unicheck/Unplag

La UCM ha adquirido los softwares antiplagio Turnitin y Unickech/Unplag, para su uso por parte del personal docente. Se emplean para comprobar la originalidad de los trabajos académicos subidos al Campus Virtual, mediante la comparación de las similitudes con millones de sitios web. 

Aplicaciones antiplagio gratuitas