Skip to Main Content

Sinololeonolocreo

Sugerencias lectoras para gentes inquietas

Cuando la Biblia era un libro prohibido

por Blog Sinololeonolocreo el 2020-11-26T08:04:41+01:00 | Comentarios
Cover ArtLas barbas del profeta Por Eduardo Mendoza
ISBN: 9788432237126
En un discurso de 2009, para conmemorar el centenario del Instituto bíblico, Benedicto XVI, recordaba que la Iglesia Católica es la única capaz de interpretar los textos bíblicos. Sin duda es una afirmación coherente desde el punto de vista histórico y doctrinal, pero también la Historia se ha encargado de demostrar, que se trata de una postura difícil de mantener, pues la Biblia forma parte del imaginario cultural colectivo de Occidente, y esto viene desde hace tiempo.
Marcelino Menéndez Pelayo hizo notar en la Historia de los heterodoxos españoles, que
“Los trabajos bíblicos, considerados como instrumento de propaganda, han sido en todo tiempo ocupación predilecta de las sectas protestantes” Libro IV, cap. X, III)
La propaganda, para las sociedades bíblicas protestantes, nos dice Manuel Azaña en el prólogo a su traducción de La Biblia en España de George Borrow, no consiste en predicar una confesión determinada, sino en difundir la lectura de la Biblia, pues una lectura meditada e individual es suficiente para alcanzar un conocimiento verdadero de la doctrina. Con candorosa ingenuidad, Borrow veía posible la regeneración de la España del XIX, gracias a la lectura de la Biblia. Una Biblia en lengua vernácula, sin notas eruditas, y editada en un formato manejable.
La primera traducción completa de la Biblia al castellano, conocida como la Biblia del oso, la realizó Casiodoro de Reina, y fue publicada en Basilea, en 1569. El autor, perteneciente a la Orden de los Jerónimos, tuvo que huir de España perseguido por la Inquisición por sus ideas heterodoxas, que bien podían ser luteranas, protestantes o erasmistas. A pesar de la discrepancia ideológica, Reina se gana el respeto de Marcelino Menéndez Pelayo, quien en su Historia de los heterodoxos, reconoce el acierto de su traducción, y la corrección de su castellano. En nuestros días, Eduardo Mendoza, en su libro Las Barbas del profeta, dice haber utilizado esta edición de la Biblia, por su “calidad literaria y vuelo”.
Otra traducción de la Biblia notable en esta época es la que realizó Fray Luis de León de El Cantar de los cantares y el Libro de Job, que también le ocasionaron problemas con el Santo Oficio.
Disputas doctrinales aparte, la lectura de la Biblia, y su traducción a las lenguas vernáculas, ha influido en numerosos ejemplos de la literatura occidental, desde Shakespeare a García Márquez. 
En el libro citado, Eduardo Mendoza dice, que la Historia Sagrada que estudió en el colegio fue “la primera fuente de verdadera literatura a la que me vi expuesto”, y hablando después de la experiencia de Goethe como lector de la Biblia, descrita en su autobiografía: “Es una forma turbulenta y perfectamente inadecuada de explicar el mundo desde sus orígenes hasta su final”  Comentario de Susana Corullón. Fecha de publicación: 2020
 
 
 

 Borrow, G., & Azaña, M. (2011). La biblia en españa : o viajes, aventuras y prisiones de un inglés en su intento de difundir las escrituras por la península. Fundación Pública Andaluza Centro de Estudios Andaluces.

#sinololeonolocreo #lecturaparagentesinquietas #bibliotecacomplutense #Biblia #EduardoMendoza @scorullon

 


 Agregar Comentario

0 Comentarios.

  Regresar al Blog
This post is closed for further discussion.